Es momento de que veas los activos alternativos de manera diferente

En el mundo de la inversiones, la connotación de alternativos viene dada por una característica común en este tipo de inversiones y consiste en la búsqueda de resultados diferentes a los de los mercados financieros.

Esto se puede obtener, aplicando estrategias diferentes a las tradicionales o invirtiendo en activos o productos diferentes a los más comunes en los mercados financieros.

Pero ¿Qué es invertir en activos alternativos?

Definir un activo alternativo puede no ser simple, ya que existe una amplia variedad de productos dentro de esta clasificación, pero sí podemos decir que una inversión alternativa busca oportunidades para los inversionistas fuera de lo habitual en el mercado.


Además, en un escenario tan cambiante, estos instrumentos están ofreciendo atractivos retornos para horizontes de inversión de mediano y largo plazo, en comparación con activos más tradicionales.

Por otro lado, una de las características que mejor define a un activo alternativo, es la búsqueda de una baja correlación con el comportamiento de los mercados financieros.


Es decir, la baja correlación con el mercado, es la característica que aporta más valor, ya que al incorporar un activo con estas características a una cartera de inversiones, se reduce el riesgo global de la cartera, mejorando de esta forma su relación riesgo retorno.

¿Cuál ha sido su evolución en los últimos años?

Los activos alternativos siempre han estado en el radar a la hora de construir portafolios de inversión. Sin embargo, ha sido más recientemente cuando ha vuelto a crecer el interés por este tipo de inversiones.


Principalmente, este incremento ha sido consecuencia del largo periodo de bajos tipos de interés que siguió a la crisis financiera de 2008 y la búsqueda de otras fuentes de rentabilidad.

Buscar activos que permitieran diversificar las carteras como alternativa a la baja rentabilidad de los activos de renta fija, ha sido una de las principales motivaciones para incorporar cada vez más los activos alternativos en las estrategias de inversión.

En la siguiente gráfica podemos observar esa evolución durante 20 años y una proyección de su comportamiento en el 2025:

Este comportamiento a lo largo del tiempo nos permite observar que todos los tipos de activos alternativos: Private Equity o Capital Riesgo, Commodities o materias primas, Infraestructura, Bienes Raíces, Fondos de Cobertura y Private Equity o Capital Privado, han tenido una evolución positiva, aumentando para cada uno, la participación dentro del mercado global de los portafolios de inversión.

¿Cuál es la importancia de un activo alternativo en tu portafolio de inversión?

Para responder esta punta, te damos 3 razones:

Diversificar el riesgo ya que estas inversiones suelen tener una baja correlación con el comportamiento del mercado.

Le dan a tu portafolio una menor volatilidad.

Generan mayor rendimiento. Las series históricas muestran un plus de rentabilidad en las carteras con activos alternativos vs. activos tradicionales.

Así que ¡el momento es ahora!

Las inversiones en activos alternativos son cada vez más frecuentes en portafolios de personas naturales que quieren invertir en un horizonte mayor a 5 años, teniendo en cuenta un mayor retorno y también una menor correlación con los activos tradicionales.

Adicionalmente, es importante tener en cuenta que los activos alternativos pueden ajustarse a los diferentes perfiles de inversión donde las consideraciones más importantes son el horizonte de inversión, teniendo en cuenta la iliquidez de estas inversiones.

Además, los activos alternativos son una herramienta importante en la gestión de portafolios de inversión, por su comportamiento diferente de los tradicionales. Facilitan la diversificación, mitigan el riesgo de pérdidas e incrementan los rendimientos.